viernes, 23 de diciembre de 2016

Trufas de chocolate, café y brandy.

Como cada año llega el parón de navidad, llegan las cenas, comidas y reuniones familiares donde por unos días nos encontramos los que estamos cerca y los que estamos lejos, son días de diversión y disfrute. Este año para mi va a ser un poco más duro, me falta una persona muy querida a la que ya no podré ver pero que nunca olvido (se te echará mucho en falta papa)
Para despedirme he querido hacerlo con un dulce clásico navideño, son muy sencillas de hacer y están buenísimas, la verdad es que para mí que soy una enganchada al chocolate son irresistibles.
Vamos con las trufas que están buenísimas¡¡¡
Ingredientes: Para 16 Unidades
85gr
Chocolate negro al 70%
85gr
Chocolate negro al 50%
100gr
Chocolate con leche
100ml
Nata de repostería
1gr
Café soluble
50gr
Mantequilla sin sal
2
Cucharadas soperas de Brandy
Cacao en polvo sin azúcar para rebozar

Preparación:
Fundimos los tres tipos de chocolates junto con la mantequilla al baño maría.
Cuando ya esté casi fundido lo apartamos.
Calentamos la nata en el microondas hasta que esté bien caliente, la sacamos y la añadimos al cuenco del chocolate, removemos hasta que se forme una crema y todo el chocolate este bien fundido.
Seguiremos añadiendo el brandy  en el cual habremos puesto el café, volvemos a mezclar bien, ahora cogeremos film transparente y cubriremos el chocolate, justo encima de la mezcla para que no cree corteza, metemos en la nevera y dejaremos hasta que endurezca y se pueda trabajar, será un mínimo de tres horas.
Una vez fría la sacamos de la nevera, nos preparamos un plato donde pondremos el cacao en polvo, ahora con ayuda de una cuchara cogemos una cantidad no muy grande y con ayuda de nuestras manos le iremos dando un poco de forma, no os preocupéis porque en un principio no queden muy redondas, ahora toca rebozarlas en el cacao, en este paso es cuando les daremos bien la forma rebozándolas un par de veces para que nos permita dejarlas bien redondas, estos pasos los repetiremos hasta terminar con todo el chocolate.
Listas para comer.

                                                   ¡Buen provecho!  
También te puede interesar.



No quiero despedirme sin desearos que paséis unas felices fiestas rodeados de toda vuestra familia, que disfrutéis de estos días muchísimo y que el nuevo año os llegue llenos de felicidad y de sueños cumplidos. Nos vemos después de reyes, muchos besos.

lunes, 19 de diciembre de 2016

Corvina rellena de acelgas y piquillos.

En mi casa nos gusta el pescado, pero no suelo salir de los habituales que sé que les gustan y que no me van a poner pegas a la hora de ponerlos en la mesa. Últimamente estoy empezando a comprar otros diferentes con los que se pueda trabajar con ellos de diferente forma que no sea a la plancha o frito y que además te de opciones a prepararlos con relleno. Para ser sinceros la manía más gorda que le tiene mi gente al pescado es que tienen raspas, ellos eso de ir sacando raspas una por una del pescado no les va nada, bueno pues a ver cómo me las ingeniaba para que comieran otros pescados, pues yo que soy así de tonta y me fustigo dejando el pescado sin una puñetera raspa, solo pinchar y comer, así comen encantados del pescado que les pongas, mira que son comodones, todo sea por que coman otros pescados diferentes.
Pues ala, dicho eso he probado la corvina, no la he comprado nunca, esta es mi primera vez y la verdad es que en casa ha encantado su sabor y lo rica que ha quedado con el relleno, es un pescado que seguro que vuelvo a comprar y receta que seguro que vuelvo a repetir.
Feliz semana¡¡
Ingredientes: Para 2 personas
1
Corvina “500gr”
200gr
Acelgas frescas
5
Pimientos del piquillo “90gr”
20gr
Harina de trigo
3
Chalotas “65gr”
25gr
Piñones
100ml
Caldo de verduras
150gr
Tomates cherry
3
Dientes de ajo
Ralladura de 1 limón

Aceite de oliva

Pimienta

Sal

Preparación:
Lo primero que haremos en esta receta será pelar la chalota y picarla en cuadrados pequeños, reservamos.
Los ajos los pelamos, uno de ellos los picaremos menudo y los otros dos los cortaremos en rodajas, reservaremos por separado.
Ponemos una olla al fuego con abundante agua, cuando el agua rompa a hervir añadiremos las acelgas, le damos unos segundos, las sacamos y las metemos en un bol agua con hielo para cortar la cocción, la volvemos a sacar y las dejamos escurrir.
Ahora ponemos una sartén al fuego a fuego medio bajo, cuando este cliente añadiremos un fondo de aceite junto con las cebollas, salpimentamos y dejamos sofreír durante 3 minutos.
Pasados los 3 minutos añadiremos el ajo, removemos todo y dejos otros 2 minutos más.
Transcurridos los dos minutos añadiremos las acelgas junto con los piñones y dejamos sofreír 4 minutos.
Mientras picaremos los pimientos del piquillo en trozos grandes, una vez los tengamos picados y hayan pasado los 4 minutos los añadiremos a la sartén, volvemos a remover todo y los dejamos otros 3 minutos más, para poder añadir la ralladura de limón y dejarla 2 minutos más.
Ahora añadiremos la harina, está la sofreiremos durante 2 minutos para quitarle el sabor a harina cruda y poder añadir el caldo de verduras.
Cuando añadamos el caldo de verduras comprobamos el punto de sal y estaremos removiendo el contenido de la sartén durante 3 y retiramos del fuego para dejarlo reposar.
Mientras reposa el relleno pondremos a precalentar el horno a una temperatura de 200º sin ventilador, ahora limpiamos la corvina, la limpiamos  o se lo podemos pedir al pescadero que nos la limpie.
Ahora ponemos una sartén al fuego a fuego medio, cuando este caliente añadiremos un fondo de aceite junto con los tomates cherry que tendremos cortados por la mitad y los ajos que teníamos reservados en láminas, salpimentamos y sofreiremos hasta que los ajos empiecen a ponerse dorados que serán unos 2 minutos, una vez listos retiramos del fuego y reservamos.
Cogemos una fuente apta para horno ponemos un chorreón de aceite de oliva y uno de los filetes con la piel hacia abajo, cogemos el relleno de acelgas y lo ponemos todo encima, tapamos con el otro filete que nos queda y por encima le pondremos los tomates con los ajos que acabamos de saltear, metemos en el horno y lo dejamos 17 minutos.
Pasados los 17 minutos sacamos y dejamos reposar un poco.
Lista para comer.

                                                  ¡Buen provecho!  
También te puede interesar.

martes, 13 de diciembre de 2016

Cerdo asado falso.


Muy buenas, con estos días de puente he desconectado un poco del ordenador y he dejado tanto el blog como el comentar a mis compañeras. No he visitado todavía a ninguna, aunque supongo que no seré la unica que se ha tomado unos días, este puente ha sido largo y ha habido tiempo para reunirse con amigos y de salir un poco de la rutina diaría, la verdad es que me ha venido muy bien.
Ya de vuelta os quiero dejar esta receta que para ser sincera fué mi hijo el que la vió por internet y me pidió que se la hiciera, basicamente es la misma, tiene muy pocos cambios. He de decir que nos gustó muchísimo, las patatas quedan muy ricas preparadas así y además queda original, parece un trampantojo, esperamos carne, pero lo que hay es patata, de verdad, os animo a probarlo os gustará. La preparación no es complicada, quizas lo más trabajoso es el envolverlo en el bacón, pero merece la pena.
Nos vemos el jueves¡¡
Ingredientes: Para 4 personas
800gr
Patatas
20
Lonchas de Bacon
200gr
Champiñones frescos
180gr
Cebolla
15gr
Mantequilla sin sal
120ml
Vino dulce
30ml
Soja
60ml
Sake japonés
Unas ramitas de romero fresco

Aceite de oliva

Pimienta

Sal

Preparación:
Lo primero que haremos será pelar las patatas y poner una olla al fuego con agua, pondremos a cocer las patatas.
El tiempo para cocer las patatas puede variar dependiendo del tipo y tamaño que las cortemos, cuando estén blandas las escurriremos y las dejaremos enfriar en el escurridor para que suelten todo el agua.
Mientras las patatas se enfrían picaremos los champiñones en trozos pequeños, reservamos.
La cebolla la picaremos y la rallaremos, reservamos.
Ahora ponemos una sartén al fuego a fuego medio, cuando este caliente pondremos un chorreón de aceite y añadimos la cebolla rallada, la dejaremos sofreír 2 minutos hasta que empiece a dorar.
En este momento añadiremos los champiñones, removemos, salpimentamos y dejamos sofreír hasta que los champiñones pierdan el agua que suelten, retiramos del fuego y dejaremos que se enfríen.
Cuando las patatas estén frías y los champiñones también, pondremos el horno a calentar a una temperatura de 200º.
Cogemos un bol y pondremos las patatas con ayuda de un tenedor las machacaremos un poco, no tendemos que dejarlo como un puré, que queden trocitos, ahora añadiremos los champiñones mezclamos todo bien y dividimos la masa en dos partes iguales.
A cada masa le daremos forma como se muestra en la foto.
Toca forrar cada tozo con beicon, primero le pondremos un trozo por cada extremo, después pondremos cuatro lonchas superpuestas una a la otra y pondremos la patata encima, dependiendo de lo grande que sea la loncha le dará la vuelta o no, en mi caso no se la dieron y  repetí el paso de las cuatro lonchas dándole la vuelta a la patata, cuando lo tengamos forrado completamente cogeremos hilo bramante y  bridaremos la carne.
Cuando tengamos los dos trozos listos le pondremos unas ramitas de romero entre los hilos, ponemos sobre una bandeja de horno un trozo de papel de aluminio y los dos trozos, también lo puedes poner sobre una bandeja antiadherente.
Metemos la bandeja en el horno y la dejaremos entre 20 y 25 minutos hasta que el bacón se ponga doradito, este tiempo puede variar dependiendo del tipo de Bacon que utilices.
Mientras preparemos la salsa.
Ponemos una satén al fuego a fuego medio bajo, añadimos la mantequilla, cuando este derretida añadiremos el sake y lo dejaremos hasta que evapore el alcohol, yo lo deje 5 minutos, cuando el sake empiece a ponerse espeso añadiremos, el vino dulce y la soja, removemos y dejaremos hasta que espese a salsa que serán otros 5 minutos más o menos.
Una vez esté a nuestro gusto la salsa retiramos del fuego.
Pasados los 20 minutos por el horno miraremos como está el bacón, si esta doradito sacamos la bandeja del horno y dejamos entibiar.
Pasados unos minutos con ayuda de unas tijeras  le quitaremos el hilo y los pondremos en la bandeja de presentación junto con una salsera para que cada comensal se ponga la salga a su gusto.
Listo para comer.

                                                      ¡Buen provecho!  
También te puede interesar.