jueves, 27 de abril de 2017

Tarta de yogur con frambuesas.

Muy buenas...de verdad, cada día me cuesta más escribir en las entradas, ya no se si es porque a mi en particular siempre me ha costado mucho abrirme a nadie o si es porque estoy cogiendo complejo de veros escribir a muchas de vosotr@s, da encanto ver vuestras entradas y ver con la naturalidad que habláis de todo... más bien creo que es complejo por leeros, jeje, os voy a dejar de leer, jeje.
El dulce de esta semana es una tarta de las fresquitas, esas que apetece cuando llega el calorcito... bueno, a mi me apetecen todas en cualquier momento, para que lo vamos a negar, jeje, lo que pasa es que cuando solemos usar las gelatinas como en esta, la solemos familiarizar más con la primavera y el verano, algo parecido a como suele pasar con los helados, parece que solo se pueden comer en verano cuando en invierno un postre helado sienta igual de bien.
De la receta de hoy os diré que esta muy rica y que merece la pena ocupar un ratito de vuestro tiempo para prepararla, a los que os gusta la cocina, bueno, y los que no, sabéis de más que los dulces suelen ser un poco más laboriosos, pero tampoco es que sean muy complicados, solo es ponerle un poco de paciencia y calma. Esta no es de las liosas, queda estupenda y muy vistosa, es perfecta para rematar una buena comida porque además no es muy dulzona...gustáis de un cachito¡¡¡
Venga, empecemos con la receta....
Feliz finde¡¡
Ingredientes:   
Para el bizcocho

120gr
Azúcar moreno
80gr
Harina de trigo
20gr
Maicena
20gr
Cacao en polvo
10gr
Levadura “Royal”
40ml
Agua
3
Huevos
1gr
Sal
Para la crema

400gr
Frambuesas frescas
400gr
Yogur griego “natural azucarado”
400gr
Nata de repostería
100gr
Azúcar glasss
9
Hojas de gelatina
Colorante alimentario rosa

Preparación:
Para esta receta necesitaremos el horno, lo pondremos a precalentar a una temperatura de 180º.
Todos los ingredientes que utilizaremos los tendremos a temperatura ambiente.
Para esta receta he utilizado un molde de 26 centímetros de diámetro desmoldable, le ponemos papel vegetal en la base y por los lados le pondremos spray antihaderente o mantequilla con harina, reservamos.
En un bol cascaremos los huevos, añadiremos el azúcar y el agua, con ayuda de unas varillas batiremos todo hasta que los huevos queden espumosos y el azúcar se haya disuelto, con ayuda de un colador y sobre este mismo bol tamizaremos la harina, la maicena, el cacao, la levadura y la sal.
Una vez tengamos todo tamizado con ayuda de una lengua mezclaremos todo con movimientos envolventes.
Ahora  pondremos toda la masa en el molde que tenemos preparado, cuando tengamos toda la masa puesta cogeremos el molde y le daremos unos golpecitos sobre la barra de la cocina para quitarle las posibles burbujas de aire que tenga e igualaremos la masa.
A continuación lo meteremos en el horno que ya lo tendremos caliente y lo dejaremos durante 25 minutos.
Transcurridos los 25 minutos comprobaremos que si está listo, para ello abriremos el horno y sin sacar el molde pincharemos en el centro con ayuda de un pincho de cocina o un cuchillo, si sale limpio tendremos el bizcocho listo, de lo contrario lo dejaremos unos minutos más, si esta listo lo sacaremos y lo dejaremos entibiar en el mismo molde.
Cuando el bizcocho este tibio lo delmoldaremos y lo dejaremos enfriar sobre unas rejillas, hasta que no este bien frio no podremos continuar con la receta.
Una vez este el molde frío cogeremos el mismo molde que utilizamos para hacerlo y le pondremos otra vez papel vegetal en la base pero por los lados esta vez le pondremos acetato y continuamos con la receta.
Empezaremos a preparar la crema, lo primero que haremos será reservarnos unos 50gr. de frambuesas para la decoración.
En un cuenco pondremos agua y pondremos las hojas de gelatina para que se hidraten,
el resto, las ponemos en un cazo junto con el azúcar glass y lo pondremos al fuego a fuego medio bajo unos 12 minutos, pasado ese tiempo las retiramos del fuego y nos preparamos un bol y un colador por donde pasaremos las frambuesas para eliminar las semillas.
Volvemos a incorporarlas al cazo y lo volvemos a poner al fuego, no tiene que volver a hervir, solo que tenga la temperatura suficiente como para poder fundir las hojas de gelatina que vamos a ir añadiendo ya escurridas del agua donde las teníamos hidratándose. Cuando ya estén bien disueltas añadimos el yogur, mezclamos bien y apartamos del fuego, y lo dejamos entibiar.

En otro bol levantaremos la nata hasta que coja un punto de nieve.
Vamos a mezclar la nata con el yogur, debemos calcular que ambas cosas estén prácticamente a la misma temperatura, es decir, que la nata no este muy fría o se cuajara conforme pongáis el yogur, parecerá que se ha cortado.
Cuando las veamos a una temperatura parecida añadiremos el yogur a la nata, empezamos a mezclar con movimientos envolventes.
El colorante es opcional, si lo queremos añadir se puede poner junto con la nata.
Ahora cogemos el molde que tenemos con el bizcocho y añadiremos esta mezcla y metemos en la nevera un mínimo de 4 horas.
Transcurridas las 4 horas y veamos que esta fría la desmoldaremos y le quitamos el acetato y con cuidado le sacamos el papel vegetal y la colocamos en la bandeja que tengamos pensado presentarla.
Para adornarla le pondremos cacao en polvo y las frambuesas que teníamos reservadas.
Lista para comer.

                                                      ¡Buen provecho!  
También te puede interesar.