viernes, 22 de diciembre de 2017

Roscón de Reyes.

Ya si que estamos como aquel que dice sentados a la mesa con una cena navideña, queda nada, así que para despedir el blog hasta después de reyes este año he querido cerrar con un dulce clásico del día de reyes. Tenia ya ganas de probar a hacerlo casero, la verdad es que siempre lo he comprado, es un dulce que me encanta, menos mal que se suele hacer o comprar solo una vez al año, jeje, mientras queda roscón estoy dando vueltas, que rico. Total, que este año le ha tocado y me he puesto manos  a la obra, es algo laborioso a la hora de los amasados pero merece la pena, queda muy rico y se disfruta aún más cuando lo has preparado tu misma, ya sabéis, a lo casero siempre le damos más valor.
Venga, vamos con la receta que nos llegan los reyes, jeje....
Un besazo enorme para todos¡¡¡
Ingredientes:
550gr
Harina de fuerza
105gr
Azúcar blanca
125gr
Mantequilla sin sal
200ml
Leche
40ml
Zumo de naranja y limón
12gr
Levadura de panadería
1
Cucharada sopera de agua de azahar
3
Huevos talla L
Ralladura de naranja y limón

Frutas escarchadas
Preparación:
Los ingredientes que podáis tener en la nevera, a la hora de preparar esta receta los tendremos fuera de ella para que estén a temperatura ambiente.
Empezamos con la primera masa o masa madre, cogemos 125gr de harina de los 550gr de la receta, la levadura y la leche, esta última la calentamos un poco.
Todos estos ingredientes los ponemos en un bol y amasamos bien hasta que estén integrados.
Una vez unidos la sacamos del cuenco y la colocamos sobre la barra de cocina y la amasamos bien durante 15 minutos.
Pasados los 15 minutos de amasado volvemos a poner la masa en el bol y la tapamos con film para dejarlo durante toda la noche en la barra de la cocina si es tiempo de frio, de no ser así lo meteremos en la nevera hasta el momento de usarla.
Al día siguiente, con ayuda de un amasador o con nuestras manos prepararemos la masa final.
En un bol grande ponemos todos los ingredientes excepto la mantequilla, la masa madre y uno de los huevos.
Mezclamos bien todos los ingredientes en el bol, cuando estén bien integrados la masa quedara algo densa, no os preocupéis eso cambiara.
Ahora vamos a ir añadiendo en trozos la mantequilla hasta que gastemos toda, mezclaremos bien hasta unirla por completo al resto de los ingredientes, en ese momento la densidad de la masa ya nos habrá cambiado.
El último paso será coger nuestra masa madre e ir añadiéndola por trozos a la masa que estamos preparando, la uniremos bien hasta gastarla.
Una vez unida si la estamos preparando con una amasadora la sacaremos del cuenco y la colocaremos sobre nuestra encimera en la cual habremos puesto un poco de harina, muy poca.
Ahora toca amasar con las manos durante 15 minutos.
Pasado el tiempo de amasado cogemos un bol grande, lo untamos con un poco de aceite de oliva y ponemos nuestra masa, tapamos con film y la dejamos reposar 3 horas.
Transcurrido el tiempo sobre nuestra masa habrá doblado su tamaño, toca sacarla del bol y volver a añadir un poco de harina sobre la encimera para amasarla otros 15 minutos.
Una vez hayamos terminado nos prepararemos una bandeja plana, le ponemos una lámina de papel vegetal, nos prepararemos dos aros uno pequeño para el centro y otro más grande para el exterior para evitar que se nos expanda mucho.
Cogemos nuestra masa hacemos una bola y con ayuda de nuestras manos vamos haciendo un pequeño hueco en el centro de nuestra masa y vamos dándole forma a nuestro roscón, cuando lo tengamos bien formado lo colocamos sobre la bandeja y le colocamos los aros.
Esta masa la volvemos a dejar reposar y tapada con film durante 3 horas en nuestra encimera de la cocina.
Cuando se acerque el final del tiempo de reposo pondremos a precalentar el horno a una temperatura de 200º.
Mientras se caliente el horno prepararemos las frutas escarchadas cortándolas como más nos guste para colocarlas sobre el roscón.
Pasadas las 3 horas quitaremos los aros. Cogemos el huevo que nos queda  lo cascamos y lo batimos en un bol pequeño, con ayuda de una brocha pintaremos todo el roscón, después colocaremos las frutas y por ultimo añadiremos azúcar por los huecos que hayamos dejado.
Ya está listo para ir a nuestro horno, lo metemos y en ese momento bajamos la temperatura a 180º y lo dejamos hacer entre 20 y 25 minutos, dejaremos que se nos dore.
Pasado este tiempo lo sacamos del horno y lo dejamos enfriar.
Una vez frio lo partimos por la mitad y lo rellenamos con lo que queramos, o lo podemos consumir sin rellenar.
Listo para comer.

                                                ¡Buen provecho!  
También te puede interesar.



Bueno, toca despedirse por unos días y no quiero hacerlo sin desearos una Feliz Navidad, que las disfrutéis mucho con todos vuestros familiares, amigos, y que el año entrante llegue cargado para todos de muchas alegrías...! FELIZ 2018 ¡¡¡