viernes, 17 de noviembre de 2017

Salsa Brava.


Muy buenas a tod@s¡¡¡ ya lo he decidido, solo publicaré una vez a la semana que será los viernes, creo que va a ser mejor para poder cumplir con esto y con las demás cosas que llevo por delante.
En este semana voy a dejaros una salsa clásica, he de reconocer que soy muy salsera, me gustan muchísimo, para las carnes patatas, bocatas, etc...me gustan con todo y de todo tipo, picantes, agridulces...todas me vienen genial. Es cierto que para muchos platos las salsas lo que hacen es engañar el buen sabor de mucho de los ingredientes buenos que usamos pero soy así, sin salsas no puedo. Mi marido es de los que dice que una buena carne para sacarle el sabor es sin salsa, la verdad, no le quito la razón porque la tiene, pero es que a mi sin salsa parece que me cuesta tragarla, jeje, soy así de rarita.
Bueno, no me enrollo más, os voy a dejar con esta salsa que es muy rica y fácil de preparar. Yo suelo prepararla sobre todo para unas buenas patatas bravas, quedan estupendas...vale, y para carnes, jeje, tengo que mojar en alguna salsa, jeje
Feliz semana para tod@s¡¡¡
Ingredientes:   
250gr
Tomate natural triturado
20gr
Pasta de tomate concentrado
40gr
Cebolla
15gr
Harina de trigo
50ml
Vino blanco
90ml
Caldo de pollo
5gr
Pimentón dulce
1
Diente de ajo
½
Cucharada de café de comino molido
½
Cucharada de café de pimienta blanca
Guindilla molida 

Aceite de oliva

Sal
Preparación:
Lo primero que haremos en esta receta será pelar la cebolla y el ajo, estos los picaremos menudos.
Ponemos un sartén al fuego a fuego medio, cuando este caliente añadiremos un fondo de aceite y pondremos la cebolla junto con el ajo, le pondremos un poco de pimienta blanca y sal, removemos todo y dejamos sofreír hasta que quede doradita.
Transcurridos los 3 minutos añadiremos el vino, bajamos el fuego un poco y dejamos reducir el vino durante 6 minutos.
Cuando el vino este casi reducido añadiremos la harina, removemos bien y sofreímos durante 2 minutos para quitar el sabor a harina cruda.
Pasados los dos minutos añadiremos el pimentón, removemos y añadimos el tomate natural, ahora con ayuda de una lengua iremos removiendo continuamente pues espesa un poco.
Mientras estamos removiendo añadiremos la pasta de tomate concentrado, la pimienta que nos queda, el comino y la guindilla molida, de esta no pongo cantidad, añadiremos a gusto de cómo queremos que pique, una vez añadidos todos los ingredientes estaremos removiendo para que no se nos pegue entre 4 y 5 minutos.
Ahora toca añadir el caldo, removeremos hasta que se integre bien y quede al espesor que deseamos.
Si queremos que nos quede más liquida la salsa añadiremos más caldo. 
Una vez esté a nuestro gusto retiramos del fuego, ponemos el contenido de la sartén el vaso de la batidora y lo batiremos todo bien para no encontrar trozos de cebolla y que nos quede una salsa lisa.
Lista para comer.

                                                       ¡Buen provecho!  
También te puede interesar.