jueves, 27 de abril de 2017

Tarta de yogur con frambuesas.

Muy buenas...de verdad, cada día me cuesta más escribir en las entradas, ya no se si es porque a mi en particular siempre me ha costado mucho abrirme a nadie o si es porque estoy cogiendo complejo de veros escribir a muchas de vosotr@s, da encanto ver vuestras entradas y ver con la naturalidad que habláis de todo... más bien creo que es complejo por leeros, jeje, os voy a dejar de leer, jeje.
El dulce de esta semana es una tarta de las fresquitas, esas que apetece cuando llega el calorcito... bueno, a mi me apetecen todas en cualquier momento, para que lo vamos a negar, jeje, lo que pasa es que cuando solemos usar las gelatinas como en esta, la solemos familiarizar más con la primavera y el verano, algo parecido a como suele pasar con los helados, parece que solo se pueden comer en verano cuando en invierno un postre helado sienta igual de bien.
De la receta de hoy os diré que esta muy rica y que merece la pena ocupar un ratito de vuestro tiempo para prepararla, a los que os gusta la cocina, bueno, y los que no, sabéis de más que los dulces suelen ser un poco más laboriosos, pero tampoco es que sean muy complicados, solo es ponerle un poco de paciencia y calma. Esta no es de las liosas, queda estupenda y muy vistosa, es perfecta para rematar una buena comida porque además no es muy dulzona...gustáis de un cachito¡¡¡
Venga, empecemos con la receta....
Feliz finde¡¡
Ingredientes:   
Para el bizcocho

120gr
Azúcar moreno
80gr
Harina de trigo
20gr
Maicena
20gr
Cacao en polvo
10gr
Levadura “Royal”
40ml
Agua
3
Huevos
1gr
Sal
Para la crema

400gr
Frambuesas frescas
400gr
Yogur griego “natural azucarado”
400gr
Nata de repostería
100gr
Azúcar glasss
9
Hojas de gelatina
Colorante alimentario rosa

Preparación:
Para esta receta necesitaremos el horno, lo pondremos a precalentar a una temperatura de 180º.
Todos los ingredientes que utilizaremos los tendremos a temperatura ambiente.
Para esta receta he utilizado un molde de 26 centímetros de diámetro desmoldable, le ponemos papel vegetal en la base y por los lados le pondremos spray antihaderente o mantequilla con harina, reservamos.
En un bol cascaremos los huevos, añadiremos el azúcar y el agua, con ayuda de unas varillas batiremos todo hasta que los huevos queden espumosos y el azúcar se haya disuelto, con ayuda de un colador y sobre este mismo bol tamizaremos la harina, la maicena, el cacao, la levadura y la sal.
Una vez tengamos todo tamizado con ayuda de una lengua mezclaremos todo con movimientos envolventes.
Ahora  pondremos toda la masa en el molde que tenemos preparado, cuando tengamos toda la masa puesta cogeremos el molde y le daremos unos golpecitos sobre la barra de la cocina para quitarle las posibles burbujas de aire que tenga e igualaremos la masa.
A continuación lo meteremos en el horno que ya lo tendremos caliente y lo dejaremos durante 25 minutos.
Transcurridos los 25 minutos comprobaremos que si está listo, para ello abriremos el horno y sin sacar el molde pincharemos en el centro con ayuda de un pincho de cocina o un cuchillo, si sale limpio tendremos el bizcocho listo, de lo contrario lo dejaremos unos minutos más, si esta listo lo sacaremos y lo dejaremos entibiar en el mismo molde.
Cuando el bizcocho este tibio lo delmoldaremos y lo dejaremos enfriar sobre unas rejillas, hasta que no este bien frio no podremos continuar con la receta.
Una vez este el molde frío cogeremos el mismo molde que utilizamos para hacerlo y le pondremos otra vez papel vegetal en la base pero por los lados esta vez le pondremos acetato y continuamos con la receta.
Empezaremos a preparar la crema, lo primero que haremos será reservarnos unos 50gr. de frambuesas para la decoración.
En un cuenco pondremos agua y pondremos las hojas de gelatina para que se hidraten,
el resto, las ponemos en un cazo junto con el azúcar glass y lo pondremos al fuego a fuego medio bajo unos 12 minutos, pasado ese tiempo las retiramos del fuego y nos preparamos un bol y un colador por donde pasaremos las frambuesas para eliminar las semillas.
Volvemos a incorporarlas al cazo y lo volvemos a poner al fuego, no tiene que volver a hervir, solo que tenga la temperatura suficiente como para poder fundir las hojas de gelatina que vamos a ir añadiendo ya escurridas del agua donde las teníamos hidratándose. Cuando ya estén bien disueltas añadimos el yogur, mezclamos bien y apartamos del fuego, y lo dejamos entibiar.

En otro bol levantaremos la nata hasta que coja un punto de nieve.
Vamos a mezclar la nata con el yogur, debemos calcular que ambas cosas estén prácticamente a la misma temperatura, es decir, que la nata no este muy fría o se cuajara conforme pongáis el yogur, parecerá que se ha cortado.
Cuando las veamos a una temperatura parecida añadiremos el yogur a la nata, empezamos a mezclar con movimientos envolventes.
El colorante es opcional, si lo queremos añadir se puede poner junto con la nata.
Ahora cogemos el molde que tenemos con el bizcocho y añadiremos esta mezcla y metemos en la nevera un mínimo de 4 horas.
Transcurridas las 4 horas y veamos que esta fría la desmoldaremos y le quitamos el acetato y con cuidado le sacamos el papel vegetal y la colocamos en la bandeja que tengamos pensado presentarla.
Para adornarla le pondremos cacao en polvo y las frambuesas que teníamos reservadas.
Lista para comer.

                                                      ¡Buen provecho!  
También te puede interesar.

martes, 25 de abril de 2017

Calabacines con bechamel de jamón serrano.

Muy buenas, como habéis podido ver sigo sin ser constante últimamente, cada vez que digo que voy a seguir con el orden habitual de publicaciones se me complica la cosa de alguna manera, así que ya nos vamos leyendo, no digo nada más que luego no me sale.
La receta de hoy se la vi preparar a Carlos Arguiñano, yo no le he preparado exactamente igual porque él le da otros toques con queso idiazabal y leche evaporada, pero si que es la idea principal de como hacer la receta, me gusto mucho, además de por lo sencillita que es, por lo ricos que quedan los calabacines con la combinación de la bechamel de jamón, lo que no se puede decir es que es un plato ligero y que no engorda, porque la bechamel, además de darle ese toque especial, hace que las calorías se disparen un poco, pero en fin, de vez en cuando no viene mal saltarse un poco el régimen, jeje.
Vamos con la receta que se enfría¡¡
Feliz semana¡¡
Ingredientes: Para 4 personas          
600gr
Calabacin
130gr
Cebolleta
170gr
Puerro
70gr
Jamón serrano
25gr
Harina de trigo
1
Diente de ajo
60ml
Aceite de oliva (Bechamel)
500ml
Leche entera
Aceite de oliva

Pimienta

Sal

Queso rallado
Preparación:
Lo primero que haremos en esta receta será lavar los calabacines y cortarlos en trozos de cuatro o seis trozos dependiendo del tamaño del calabacín, reservamos.
Pelamos la cebolleta y la picaremos en juliana no muy fina, lo mismo haremos con el puerro, reservamos juntos.
El diente de ajo lo picaremos en trozos pequeños, reservamos.
Ahora ponemos una sartén al fuego a fuego medio, cuando este caliente añadiremos un fondo de aceite  y seguidamente añadiremos la cebolleta y el puerro, removemos, salpimentamos y dejamos sofreír durante 5 minutos.
Pasados los 5 minutos añadiremos el ajo picado y seguiremos sofriendo durante 5 minutos más.
Transcurridos los 5 minutos toca añadir los calabacines troceados, removemos todo y estos los dejaremos sofreír entre 15 y 20 minutos, nos tienen que quedar tiernos pero no pasados, un poco antes de que los tengamos listos comprobaremos el punto de sal.
Cuando ya estén como queremos retiramos del fuego y los pondremos en la bandeja que los vamos a servir, esta tiene que ser apta para horno, en esta receta yo he utilizado una bandeja de 25 x 15 cm.
Continuamos poniendo una olla al fuego y añadiendo los 50ml de aceite de oliva, cuando este caliente el aceite añadiremos el jamón, el cual lo habremos picado muy pequeño con ayuda de una picadora.
Este lo dejaremos sofreír unos 15 segundos a fuego medio y después continuamos añadiendo la harina. Esta la sofreiremos durante 2 minutos para que pierda el sabor a harina cruda, por ultimo  añadimos la leche sin dejar de remover, rectificamos el punto de sal y la dejaremos espesar.
Una vez lista apartamos y la ponemos sobre los calabacines, ya solo nos queda cubrir con queso rallado, el queso que podemos poner es el que más nos guste a cada uno.
Encendemos el horno y lo ponemos en gratinador, introducimos la bandeja y lo gratinaremos a gusto de cada uno.
Listo para comer.

                                                      ¡Buen provecho!  
También te puede interesar.

martes, 18 de abril de 2017

Arroz Negro.


Ya se que venimos tod@s un poco saturados después de la Semana Santa con tanto dulce como se prepara en esas fechas, yo lo digo por mi misma, me salen los roscos, borrachos, etc por las orejas, jeje, pero que queréis que os diga, mientras queden estoy dando viajes, jeje, ya os podéis ir haciendo una idea de como llevo yo lo de la operación bikini, jaja.
Me he tirado unos largos días de descanso, bueno arreglando algunos asuntillos que no se podían dejar, se que estoy empezando la semana con un día de retraso, pero en fin, ya voy cogiendo el hilo y a ver si puede ser que no necesite más parones, la cuestión es empezar.
Dicho esto, os contaré que la receta de hoy tenía muchas ganas de prepararla en casa, esta fue mi primera vez, siempre que lo he probado a sido fuera, ya sabéis, de tapeo. 
Por fin me decidí a preparar el arroz negro ¡¡bien¡¡ jaja.... ya era hora.... desde ya os digo que lo voy a volver a hacer, nos encanto como quedo, además es fácil de hacer y el sabor es muy rico, quien se resiste.
Venga, yo os dejo con la receta y ya me contaréis que os parece.
Feliz semana¡¡
Ingredientes: Para 4 Personas          
200gr
Pulpo
150gr
Calamar
150gr
Sepia
70gr
Cebolla
100gr
Tomate natural
70gr
Pimiento verde
3
Dientes de Ajo
600ml
Caldo de pescado
300ml
Vino blanco
2
Sobres de tinta de calamar
250gr
Arroz redondo
2
Hojas de laurel
4gr
Pimentón dulce
Aceite de oliva

Pimienta

Sal
Preparación:
Lo primero que haremos será pelar la cebolla y la picaremos en gajos, el pimiento lo lavaremos y lo cortaremos en trozos grandes y  el tomate lo pelaremos, una vez tengamos estos ingredientes listos cogeremos la picadora y los picaremos todos.
Ponemos una sartén al fuego a fuego medio, cuando este caliente añadiremos un fondo de aceite y pondremos las verduras, salpimentamos y dejamos sofreír durante 4 minutos.
Mientras picaremos el pulpo en trozos no muy grandes, la sepia la picaremos en trozos pequeños y el calamar en rodajas no muy gruesas.
Transcurridos los 4 minutos por la verdura añadiremos el pulpo junto con el calamar y la sepia, removemos todo y dejamos otros 10 minutos más.
Ahora pelaremos los ajos y los picaremos menudos o si puedes los rallaremos, los añadiremos a la sartén y lo dejamos 2 minutos más.
Pasados los 2 minutos bajaremos el fuego a medio bajo, añadimos el vino y las hojas de laurel, lo dejaremos hasta que se haya consumido el vino este tiempo será más o menos unos 30 minutos.
Una vez este el vino consumido subiremos el fuego a la misma potencia que teníamos al principio y añadiremos los dos sobres de tinta junto con el arroz removemos todo  y dejamos sofreír durante 2 minutos.
Pasados los 2 minutos añadiremos el pimentón removemos y añadimos el caldo, comprobamos el punto de sal y lo dejaremos cocer entre 15 y 20 minutos dependiendo de cómo te guste el arroz.
Transcurrido el tiempo retiramos del fuego y dejamos reposar un poco antes de servir.
Listo para comer.

                                                     ¡Buen provecho!  
También te puede interesar.

martes, 28 de marzo de 2017

Patatas en adobillo.

Vuelvo con otra receta de patatas porque en mi casa no pueden faltar, da igual como las prepare, se las comen de cualquier forma, bueno, ellos y yo también, nos encantan.
Esta receta antes de prepararla me di una vuela por internet, hay varias formas de hacerla, aunque son todas muy parecidas, con estas recetas típicas siempre pasa lo mismo, como se hacen en varios sitios cada persona le da su toque personal, con esto quiero decir que esta receta no es la autentica puesto que yo tampoco he seguido una receta en particular, he unido de aquí y de allá, yo lo único que os puedo decir es que están buenísimas.
Por lo que he leído son típicas de Málaga y de Andujar, en este último le suelen añadir huevo, bueno, sea de donde sean yo os dejo aquí mi humilde versión que espero que os guste.
Marchando una de patatas¡¡¡
Feliz semana¡¡
Ingredientes: Para 4 personas          
1kg
Patatas
4gr
Pimentón dulce
10ml
Vinagre de vino
1
Hoja de laurel
2
Dientes de ajo
1gr
Comino molido
Guindilla molida

Orégano

Aceite de oliva

Sal

Preparación:
Lo primero que haremos será pelar las patatas y cortarlas en rodajas de 1 centímetro de grosor, como si fuesen para patatas a lo pobre.
Ponemos una sartén con abundante aceite al fuego a fuego medio, cuando este caliente añadiremos sal a la las patatas y las ponemos a freír, si el aceite este muy caliente lo bajaremos un poco lo que queremos es que se ablanden no se pongan doraras, dependiendo del tipo de patata que utilicemos las tendremos más o menos tiempo, cuando estén blandas las sacaremos y las pondremos en una bandeja para dejarlas enfriar un poco no las escurrimos mucho necesitaremos el aceite que suelten.
Mientras prepararemos el majado, en un mortero ponemos los ajos ya pelados con una pizca de sal, machacamos bien.
Cuando tengamos los ajos bien machacados añadiremos el pimentón, el comino, el vinagre, la guindilla de esta no pongo cantidad es a gusto de cada uno de como os guste el picante y un poco de agua para que se mezcle todo bien.
Ya tenemos el majado preparado ahora ponemos una sartén al fuego a fuego medio, utilizaremos una sartén que no sea muy grande, yo utilice una de 24 centímetros, añadiremos las patatas que tenemos junto con el aceite que hallan soltado, ponemos la hoja de laurel, una pizca de orégano  y el majado.
Si el majado no cubre las patatas añadiremos agua hasta que cubran, subimos el fuego a fuego fuerte y dejamos hasta que se evapore el agua.
Cuando está casi evaporada todo el agua bajaremos el fuego y dejaremos hasta que se pierda toda el agua, en ese momento retiramos del fuego y dejamos reposar un poco.
Listas para comer.

                                            ¡Buen provecho!  
También te puede interesar.