martes, 23 de mayo de 2017

Rosquillas de pan.


Hace ya algún tiempo que no publico recetas de pan, sabemos que nunca falta en nuestras mesas y que hay una gran variedad de panes diferentes. En mi caso yo soy de panes blanditos, me encanta, no es que un pan con una buena corteza no me guste, que si que me gusta, pero si me ponen delante uno tierno y otro con una buena corteza, yo me quedo con el tierno. La mayor parte, por no decir todos los que yo he publicado hasta ahora son tiernos, unos solos, otros aliñados o rellenos pero tiernos.
En la receta de hoy le ha tocado a unas rosquillas, sabemos que lo de comer bocatas no se debe de hacer mucho, pero si que es cierto que de vez en cuando apetece darse un gusto y estas rosquillas son geniales para rellenarlas de lo que queráis, eso queda a vuestra elección, yo os dejo la receta de lo principal que espero que os guste.
Venga, toca meter las manos en la masa.
Feliz semana¡¡
Ingredientes: Para 4 unidades         
Para masa madre

75gr
Harina de trigo
100ml
Agua
8gr
Levadura seca de panadería
Para las rosquillas

425gr
Harina de trigo
190ml
Agua
30gr
Leche en polvo
50gr
Manteca de cerdo
10gr
Sal
Preparación:
Lo primero que haremos en esta receta será preparar la masa madre, cogemos un cuenco pequeño y añadiremos la harina, la levadura y el agua, removemos bien, tapamos con un film transparente y dejamos reposar durante 40 minutos en el sitio más cálido que tengamos.
Transcurridos los 40 minutos empezaremos a preparar la masa de las rosquillas, cogemos un bol grande y pondremos la harina, la leche en polvo, la manteca y la sal, hacemos como una especie de volcán en el centro y añadiremos el agua y también añadiremos el contenido del cuenco, con ayuda de una cuchara de madera empezaremos a mezclar todo y cuando ya no puedes con la cuchara lo haremos con las manos hasta que se despegue toda la harina de las paredes del bol, ahora espolvoreamos un poco de harina sobre la barra de la cocina y pondremos la masa sobre ella empezaremos a trabajarla durante al menos 10 minutos.
Transcurridos los 10 minutos de amasado haremos una bola y la pondremos en el cuenco, tapamos con un trapo o film transparente y la dejamos reposar 30 minutos en el sitio más cálido que tengamos.
Pasado los 30 minutos sacaremos la masa, ponemos unas gotas de aceite sobre la barra de la cocina y volveremos a  amasar un poco la masa y haremos cuatro partes iguales  que serán unas porciones de unos 195 gramos cada una.
Ahora cogemos cada porción y haremos bolas con ellas, una vez tengamos la bola bien formada la aplastaremos y con el dedo le haremos un agujero en el centro, yo me ayude con una vaso pequeño, lo puse en el centro y de esa manera le pude dar bien la forma por fuera, cuando tengamos la rosca bien formada pondremos un poco de harina en la bandeja que tengamos pensado hornear y ponemos las roscas, tapamos y volvemos a dejar reposar entre 40 y 60 minutos.
Cuando falte poco para que pase el tiempo de fermentación pondremos a precalentar el horno a una temperatura de 220º sin ventilador, en la base del horno pondremos otra bandeja con unos trapos bien empapados en agua.
Transcurrido el tiempo de fermentación y el horno caliente meteremos las rosquillas en el horno y bajaremos este a una temperatura de 200º para dejarlas cocer durante 20 minutos.
Pasado el tiempo sacaremos del horno las pondremos sobre un trapo de cocina para dejarlas enfriar un poco.
Ya solo falta el relleno que esto es a gusto de cada uno.
Listas para comer.


                                                   ¡Buen provecho!  
También te puede interesar.

martes, 9 de mayo de 2017

Croquetas de pollo asado y verduras.

Uno de los aperitivos de picoteo que más me gustan son las croquetas, además de por lo ricas que quedan, es porque se pueden hacer del sabor que quieras, y todas quedan estupendas, es un aperitivo perfecto para hacer recetas de aprovechamiento.
En el caso de las que os enseño hoy, son eso, croquetas de aprovechamiento, tenía unos restos de pollo asado y con unas cuantas verduras más salieron estas  croquetas, muy ricas por cierto, en mi casa esta receta ha quedado para repetir, vamos que la próxima vez hay que dejar pollo si o si para repetirlas, jeje. Las croquetas no son complicadas, quizás algo entretenidas, pero que queréis que os diga, merece la pena, están muy buenas, en mi casa, si por ellos fueran, se comerían croquetas todos los días, eso si, cambiando sabores, para variar en algo el menú, jeje.
Vamos con ellas que me las quitan de las manos¡¡

Ingredientes: Para 20 piezas
300gr
Pollo asado
100gr
Pimiento rojo
100gr
Puerro
100gr
Espinacas frescas
130gr
Harina de trigo
300ml
Caldo de pollo
350ml
Leche
1
Diente  de ajo
2
Huevos
Pan rallado

Aceite de oliva

Pimienta

Sal

Preparación:
Lo primero que haremos será limpiar el puerro y lo picaremos en trozos pequeños, el pimiento lo lavaremos y picaremos, a las espinacas le quitaremos el tallo, debemos picarlo todo igual que picamos el puerro.
Con el ajo lo pelaremos y picaremos en trozos pequeños, todos estos ingredientes los reservaremos por separado.
Ahora con ayuda de una picadora picaremos la carne de pollo para que nos quede bien pequeña.
Ponemos una sartén al fuego a fuego medio, cuando este caliente añadiremos un fondo de aceite, añadimos el puerro junto con el pimiento, salpimentamos y dejaremos sofreír durante 5 minutos para poder añadir las espinacas, removemos todo y dejamos sofreír otros 5 o 6 minutos más.
Pasado ese tiempo añadiremos el ajo y volvemos a dejar pasar otros 2 minutos para añadir el pollo, removemos todo y dejamos 4 minutos.
Transcurridos los 4 minutos añadiremos la harina, removemos todo y volvemos a dejar otros 2 minutos más sofriendo la harina para quitarle el sabor a  harina cruda, durante estos minutos estaremos removiéndola.
Transcurridos los dos minutos añadiremos  los dos líquidos, volvemos a mezclar hasta que todo se integre bien, seguiremos removiendo hasta que la masa espese y se despegue de la satén, si es así retiramos del fuego y la ponemos en la bandeja donde la vamos a dejar enfriar.
Una vez colocada en la bandeja y para que no nos crie costra la masa la cubriremos con film transparente pero este tiene que estar tocando la masa.
Una vez fría la masa prepararemos dos platos en uno pondremos el pan rallado y en el otro cascaremos los dos huevos, le ponemos una pizca de sal  y los batiremos bien.
Ahora con ayuda de una cuchara o con nuestras manos bien limpias iremos formando las croquetas, después las pasaremos primero por el huevo y a continuación por el pan rallado.
Estos pasos los repetiremos hasta acabar con toda la masa.
Ponemos a calentar la freidora o una sartén con abundante aceite, cuando este caliente añadiremos las croquetas por tandas y las dejaremos hasta que se doren. A la hora se sacarlas las pondremos en un plato al cual le habremos puesto papel de para que absorba el exceso de aceite.
Una vez tengamos todas las croquetas listas las dejaremos entibiar.
 Listas para comer.

                                                      ¡Buen provecho!  
También te puede interesar.

jueves, 4 de mayo de 2017

Cake de almendra y pistacho.

Como se nota el calorcitooo....para mi llega esa época del año que no me gusta nada, solo calor, calor y calor, por lo menos por esta zona ya te pones un ratito al sol y empezamos con las jornadas de moreno tostado, jeje... de verdad, que mal lo llevo ya, y eso que no acabamos ni de empezar todavía, cada año me cuesta más aguantar las altas temperaturas, se nota que voy ya para mayor, jeje.
Bueno, hay algo que no dejamos de hacer haga calor o frío, y eso es, tachan, tachan.... comer, jeje, por lo menos yo no lo perdono, cierto es que ya nos van apeteciendo más las comidas y bebidas frías, así que con un zumo de frutas bien fresquito y un cachito de este cake, recargamos las pilas a la hora de merendar para luego irnos de caminata o para ir a la playa... por aquí ya hay quien se está dando sus primeros chapuzones ya.
Este cake es para las personas que les gusten los frutos secos... yo soy una, como no... es fácil de hacer, húmedo y con un toque ácido, a mi me gusto, y espero que a vosotr@s os guste también así que os dejo con la receta y ya me diréis.
Besos, buen finde y feliz día para todas las mamas¡¡¡

Ingredientes:   
Para el bizcocho

125gr
Almendra molida
65gr
Pistacho tostado sin sal  “Sin cascara”
75gr
Harina de trigo
200gr
Mantequilla sin sal
250gr
Azúcar blanca
10gr
Levadura en polvo “Royal”
4
Huevos
1
Vaina de vainilla
Ralladura de un limón

Para la Costra

65gr
Pistacho tostado sin sal “Sin cascara”
130gr
Azúcar glass
75ml
Zumo de limón
Preparación:
Para esta receta necesitaremos el horno, lo pondremos a precalentar a una temperatura de 150º.
Para esta receta tendremos la mantequilla y los huevos a temperatura ambiente.
En esta receta he utilizado un molde de 30 centímetros, lo prepararemos con spray antiadherente y si no tenemos lo prepararemos con mantequilla y harina.
Cogemos los pistachos los pelaremos y los picaremos hasta forma especie de una harina, reservamos.
En un bol pondremos la mantequilla junto con el azúcar y las semillas de la vaina de vainilla, para sacar las semillas de la vaina la abriremos por la mitad y con la punta de un cuchillo rasparemos el centro, con ayuda de unas varillas batiremos bien, cuando tengamos los dos ingredientes bien mezclados iremos añadiendo los huevos de uno en uno, mientras el primero no esté bien integrado no añadiremos el siguiente.
Cuando tengamos todos los huevos incorporados sobre este mismo bol tamizaremos la harina y también añadiremos la ralladura de un limón, seguimos mezclando todo bien.
Por último añadiremos los pistachos que tenemos picados, la almendra y la levadura, volvemos a mezclar todo bien hasta que todos los ingredientes este bien integrados.
Cogemos el molde y ponemos toda la masa, una vez tengamos toda la masa en el molde le daremos unos golpecitos sobre la encimera para que nos queden huecos y se reparta bien la masa, metemos en el horno y lo dejaremos entre 70 y 75 minutos.
Pasado el tiempo sin sacarlo del horno pincharemos en el centro con un pincho de cocina o un cuchillo para comprobar que este bien cocido, si sale limpio está listo de lo contrario lo dejaremos unos minutos más.
Una vez esté listo sacamos del horno y lo dejaremos enfriar en el mismo molde.
Cuando ya este frío lo sacaremos del molde y lo pondremos sobra la bandeja que tengamos pensado presentarlo.
Ahora que ya tenemos el cake presentado en la bandeja prepararemos la costra que va por encima.
Cogemos los pistachos, los pelamos y los picaremos en la picadora, no los picaremos mucho porque buscamos que queden trocitos.
Ponemos un cazo al fuego a fuego medio con el limón y el azúcar glass, lo dejaremos hasta que hierva y entonces añadiremos el pistacho, le damos una vueltas para que el pistacho se impregne bien y apartamos del fuego.
Ahora recién retirado del fuego y aún caliente verteremos el contenido del cazo sobre el cake cubriendo toda la parte superior, después lo volvemos a dejar enfriar. 
Listo para comer.

                                                      ¡Buen provecho!  
También te puede interesar.