lunes, 27 de julio de 2020

Pastelitos de chocolate y nata.

Llevo ya dos lunes sin publicar, me ha sido imposible, asuntos personales que me han sido imposible dejar de lado, eso sí, todos con solución y sin nada que lamentar.
Para esta semana traigo dulce, estos pastelitos son estupendos para los desayunos y meriendas, quizás son algo engorrosos a la hora de hacerlos porque hay que hacer varias preparaciones, pero son ricos de comer y merece la pena. Lo cierto es que con estas calores el tiempo de cocina lo queremos reducir lo máximo posible, pero aveces si queremos darnos un caprichito hay que pasar un poco de calor.
Venga....marchando receta...
Feliz semana¡¡¡¡

Ingredientes:  16 Unidades

Para los pastelitos

120gr

Harina todo uso

135gr

Mantequilla sin sal

150gr

Azúcar blanca

20gr

Maizena

40ml

Agua

12gr

Levadura en polvo

20gr

Cacao en polvo sin azúcar

2gr

Café soluble

1gr

Sal

3

Huevos talla “L”

Para el relleno

300ml

Nata repostería al 35%

45gr

Azúcar glass

Pasta de vainilla

Para el almíbar

50gr

Azúcar blanca

50ml

Agua

Pasta de vainilla

Para el baño

600gr

Chocolate negro al 70% (opcional usar chocolate con leche)

Preparación:

Precalentamos el horno a 170G.

Ponemos spray antiadherente en molde de cupcake por los huecos y por toda la parte de arriba del molde, reservamos, de no usar el spray le pondremos mantequilla.

Tamizamos la harina, el cacao, la maizena, el café soluble, la levadura y la sal, reservamos.

Cascamos los huevos y los añadimos al bol del robot de cocina, comenzamos a batir, seguidamente añadimos un poco de azúcar, seguimos batiendo. Añadimos el resto del azúcar y batimos hasta que los huevos espumen.

Ahora iremos añadiendo el aceite en hilo para que no se bajen los huevos.

Continuamos añadiendo un poco de los ingredientes secos, mezclaremos con ayuda de las varillas, sin llegar a mezclar mucho, lo justo para integrarlos, ponemos el resto de los secos y seguidamente añadiremos el agua templada, volvemos a mezclar.

Cogemos el molde y vamos poniendo nuestra masa, los rellenaremos algo menos de las 3/4 partes. Ahora taparemos el molde con una lámina de papel vegetal, como hemos puesto el espray debe de quedar pegado, metemos el molde en el horno a 170ºG durante 20min, pasado ese tiempo comprobaremos pinchando en el centro, si sale crudo lo dejamos unos minutos  más, si están listos los sacamos del horno, le quitamos el papel, le damos unos golpes sobre nuestra mesa y se despegaran solos, los podremos sacar calientes sin problema para ponerlos sobre una rejilla y dejarlos enfriar.

El almíbar lo haremos mezclando todos los ingredientes en un cazo, los ponemos en el fuego, los llevaremos a ebullición y los apartaremos.

Ahora en un bol pondremos la nata, el azúcar, la pasta de vainilla, con ayuda de unas varillas eléctricas la montaremos hasta que la nata este firme, no tiene que quedar muy dura, la metemos en una manga con boquilla fina, reservamos en nevera.

Cogemos un pastelito y con la boquilla de la manga vamos pinchando por debajo, presionamos la manga y vamos dejando relleno, así vamos pinchando hasta  tres veces en el mismo pastelito, en diferentes sitios, lo mismo haremos con el resto.

Con ayuda de una brocha iremos mojando los pastelitos con nuestro almíbar, le daremos por todas las partes, arriba, lados y por debajo, los volvemos a dejar sobre la rejilla.

Fundimos el chocolate al baño María o en el microondas con intervalos de tiempo de 30s para que no se nos queme, que no supere los 55º.

Empezamos con el baño. Cogemos un pastelito y metemos justo la base del dulce en el chocolate, lo escurrimos para que no quede una capa muy gruesa y lo ponemos sobre una lámina de papel vegetal que tendremos puesta sobre una bandeja, así haremos con todos. Una vez mojados los metemos en la nevera unos minutos para que nos endurezca el chocolate.

Volvemos a sacarlos, los ponemos sobre la rejilla y esta sobre una bandeja. Comprobamos que el chocolate no se haya enfriado mucho, si es así, le damos unos minutos en el micro, siempre con intervalos de tiempo para evitar que se queme, queremos que la capa sea fina, por eso necesitamos el chocolate bien fundido.

Con el mismo bol vamos añadiendo el chocolate y cubriendo uno a uno todos los pastelitos con cuidado de no dejar partes sin cubrir, los dejamos escurrir y volvemos a meter en nevera para que endurezca.

Fundimos un poco de chocolate blanco para adornar. Los hilos de chocolate blanco son opcionales.

Estos dulces en invierno no necesitaríamos usar tanta nevera, pero en esta época del año es imposible si no los metemos enfrío, incluso para conservarlos. Meterlos en una cajita y a la nevera, de lo contrario el chocolate se nos pondrá blando y no crujirá al morder.

Listos para comer.


¡Buen provecho!

También te puede interesar.

martes, 14 de julio de 2020

Pastel de patata, zanahoria y surimi.

Muy buenas, el lunes pasado me fue imposible publicar y tocaba una receta salada así que con salado vamos hoy. La receta de hoy es muy fresquita y rica, este plato cada vez que se hacía donde yo trabaja esa era mi comida fija, mientras quedara yo no me resistía 😋😜 me encanta. 
Este pastel me lo enseño mi primer jefe de cocina el cual hoy es un gran amigo al que le tengo mucho, mucho cariño.... seguro que no me ha quedado como a él, nunca quedan igual las recetas al que te las enseña, el punto de cada uno es especial, pero se intenta 😊
Tenía muchas ganas de publicar esta receta, es de las que te engancha a comer y más en la época de calor como ahora, seguro que si la probáis volvéis a repetir, os animo a que la probeís.
Feliz semana¡¡

Ingredientes: 10 personas

1 kg

Patatas

500 gr

Zanahorias

400 gr

Surimi

60 gr

Cebolleta

900 ml

Mahonesa

4

Huevos cocidos

Aceite de oliva

Pimienta

Sal

Preparación:

La noche anterior coceremos las patatas enteras en agua con sal, con las zanahorias haremos lo mismo, lo único es que las zanahorias si las pelaremos antes de cocerlas, una vez cocidas reservamos en un tuper en la nevera hasta su uso al día siguiente.

Molde de 18cm x 27cm, use solo los laterales de un molde desmoldable, también podéis usar una bandeja de cristal, el primer trozo os costará más trabajo sacarlo pero el resto lo sacaréis sin ningún problema.

Empezaremos por pelar las patatas. Con un rallador de agujero grande rallaremos todas las patatas, sobre estas rallaremos la cebolleta, le añadiremos un poco de sal, pimienta y un buen chorreón de aceite, lo mezclamos todo con cuidado y reservamos.

Ahora rallaremos la zanahoria, reservamos, después seguimos con el cangrejo, reservamos. Por último nos queda el huevo, lo rallamos y reservamos también por separado.

Ponemos el molde sobre nuestra bandeja, comenzaremos poniendo la primera capa de patata, tienes que dividir todos los ingredientes para montar dos capas de cada uno.

Después de la patata ponemos una capa fina de mahonesa, seguimos con una de zanahoria, otra de mayonesa, una de surimi y otra de mahonesa, volvemos a repetir todos los pasos hasta terminar todos los ingredientes, no olvidéis las capas de mahonesa.

Encima de esta última capa de mahonesa pondremos todo nuestro huevo rallado, tapamos con films y metemos el pastel en la nevera un mínimo de tres horas.

Lo ideal para comer este pastel es que pase un día por él, toma mucho más los sabores y está mucho más rico.

Listo para comer.


¡Buen provecho!  

También te puede interesar.

lunes, 29 de junio de 2020

Bizcocho con chips chocolate

Muy buenas...esta semana nos toca ir con algo dulce. Para esta entrada me he decidido por un bizcocho que es superponjoso, es muy rico y perfecto para desayunos y meriendas, con el cafelito de la tarde genial, eso si, engancha una barbaridad, yo no paro de dar viajes 😆😆 y mi hija ya ni os cuento, somos las dos galochas de la casa, sinceramente no lo voy a hacer mucho porque la talla del pantalon voy a tener que agrandarla😅
La preparación es sencilla, eso si, necesita su tiempo en el horno, es algo largo...pero merece la pena la espera os lo aseguro... vamos con la receta...animaros¡¡¡
Feliz semana¡¡¡

Ingredientes:

200gr

Harina de trigo todo uso

150ml

Aceite de oliva 0,4º

160ml

Leche antera

200gr

Azúcar blanca (claras)

130

Azúcar blanca (yemas)

50gr

Cacao en polvo sin azúcar

10

Huevos

4gr

Sal

8gr

Levadura

6gr

Bicarbonato sódico

5gr

Café soluble

160gr

Chips de chocolate

Preparación:

Precalentamos el horno a 150ºG.

Preparamos un molde cuadrado de 25x25 y de 7cm altura, cubrimos el molde con papel vegetal, intentar que os sobre por los lados para poder desmoldar más fácilmente.

Nos preparamos una bandeja donde coja nuestro molde y podamos llenar con agua.

Los chips de chocolate los enharinamos y tamizamos, reservamos.

Tamizamos la harina junto con la levadura, el bicarbonato sódico y la sal, reservamos.

Todos los ingredientes deberemos tenerlos a temperatura ambiente.

En un bol pequeño mezclamos el aceite de oliva, el cacao, el café y la vainilla, batimos todo hasta integrar bien todos los ingredientes, reservamos.

Separamos las yemas de las claras. Con ayuda de unas varillas eléctricas o robot de cocina montaremos las yemas junto con los 130gr de azúcar los cuales los iremos añadiendo poco a poco hasta que monten y blanqueen.

Ahora añadiremos la mezcla de chocolate sin dejar de batir. Seguidamente iremos añadiendo la leche a intervalos con la harina, terminando siempre en los ingredientes secos, reservamos.

Con ayuda de varillas eléctricas o robot de cocina montaremos las claras a punto de nieve añadiendo a intervalos el azúcar que aún nos queda reservada hasta que forme picos. Una vez montadas, en este último bol añadiremos la mezcla que tenemos reservada con las yemas y el resto de ingredientes, con ayuda de una lengua y con movimientos envolventes lo integraremos todo con cuidado de no bajar mucho las claras. Toca añadir el último ingrediente que son los chips de chocolate, nos reservamos unos pocos para ponerlos sobre la masa, el resto lo integramos con movimientos suaves.

Ponemos nuestra masa en el molde y damos un golpe seco y colocamos el resto del chocolate sobre nuestra masa.

Cogemos la bandeja que tenemos reservada, metemos nuestro molde dentro y ahora echamos agua caliente hasta el máximo que nos permita la bandeja, lo introducimos en el horno a la temperatura ya dicha y lo dejamos hacer durante 1h y 55min, pasado ese tiempo comprobamos y si está correcto apagamos y lo dejamos reposar dentro del horno ya apagado 5min más. En el caso de que no estuviese listo cuando comprobamos lo dejaremos unos minutos más.

Pasados los 5min, lo sacamos y lo desmoldamos estando todavía caliente, lo colocamos sobre una rejilla y lo dejamos enfriar a temperatura ambiente.

Listo para comer.


¡Buen provecho!  
También te puede interesar.

martes, 23 de junio de 2020

Carillas con paletilla de cerdo.

Muy buenas, se que ya estamos en la época de calor y que los platos de cuchara ya van apeteciendo poco pero para ser sincera en mi casa se siguen haciendo los guisos durante todo el verano al igual que en invierno y al mismo tiempo de este modo sigo haciendo que coman legumbres porque fuera de los guisos y potajes no hay forma.
Las carillas es una legumbre que se hace con facilidad y que en mi caso se sale un poco de las legumbres que suelo usar. Cuando prepare este guiso por primera vez pensé que no lo querrían ni probar por que como ya he dicho a ellos no se les puede sacar de lo conocido pero la verdad es que les encanto y se ha convertido un plato que hago bastante.
Lo mejor para saber si esta rico es animarse aprobarlo, venga, os dejo la receta.
Feliz semana¡¡

Ingredientes: Para 8 raciones

500gr

Paletilla de cerdo

600gr

Patatas

120gr

Pimiento rojo y verde

100gr

Cebolla

130gr

Nabo

120gr

Zanahoria

15gr

Pata de tomate concentrado

8gr

Pimentón dulce

1.½

Litro caldo de carne

200ml

Vino blanco

3

Dientes de Ajo

2

Hojas de laurel

Aceite de oliva

Pimienta

Sal

Preparación:

Meteremos las carillas en remojo un mínimo de dos horas antes de utilizarlas para el guiso.

Los pimientos, la cebolla, el nabo, y la zanahoria lo picaremos todo cuadraditos pequeños, reservamos.

Pelamos las patatas, las lavamos y las cortamos en trozo no muy grandes chascando la patata.

Picaremos la carne en trozos de 2 cm como mucho, queremos que sean trozos pequeños.

Ponemos una olla al fuego, cuando este caliente añadimos un poco de aceite de oliva y agregamos el ajo muy picado junto con el laurel y seguidamente la carne, salpimentamos, tapamos. Esto lo dejamos hacer a fuego medio hasta que la carne pierda toda el agua que haya soltado. Ya reducida el agua vamos a poner 200 ml de vino blanco, volvemos a tapar, bajamos el fuego a medio bajo.

Ya reducido el vino destapamos y añadimos toda la verdura, la dejaremos freír durante unos 8 min a fuego medio alto.

Pasado ese tiempo añadiremos la pasta de tomate, el pimentón y las carillas escurridas, lo movemos todo y dejamos que se sofría un poco, durante 1 min o 2 sin dejar de remover, tenemos que tener cuidado de que no se queme, sobre todo el pimentón. En ese momento toca añadir el caldo de carne, rectificamos de sal y tapamos, lo dejamos hacer a fuego medio, tapado. Cuando las carillas estén casi hechas deberemos de poner las patatas, rectificamos el punto de sal, y ya lo dejaremos cocer tapado hasta que todo este tierno, en mi caso fueron 45 min.

En este guiso cuando pongo el pimentón suelo poner un poco guindilla picante pero esto es opcional


¡Buen provecho!  

También te puede interesar.


lunes, 15 de junio de 2020

Muffins de Arándanos

Este lunes nos vamos a quedar con una receta dulce. Para hoy he elegido unos muffins, para otros igualmente llamadas magdalenas grandes, y porque no, la cuestión en si es que quedan ricas, tiernas y jugosas, geniales para desayunos y meriendas. 
Como casi siempre la receta no es difícil de hacer, y se preparan muy rápido así que no hay escusa para no hacerlas, es solo ponerse y en un plis¡¡ a disfrutar un ratito.
Venga, vamos a probar....animaros.
Feliz semana¡¡

Ingredientes: Para 7 Unidades

300gr

Harina todo uso

180gr

Azúcar blanca

150ml

Leche entera

130gr

Arándanos   

8gr

Levadura en polvo (Royal)

5gr

Bicarbonato sódico

2gr

Sal

2

Huevos

80ml

Aceite de oliva 0´4

½

C.p extracto de vainilla

Unas gotas de limón

Mermelada de arándanos (Opcional)

Preparación:

Precalentamos el horno a una temperatura de 180º G.

Tamizamos todos los ingredientes secos y reservamos.

Preparamos nuestros moldes con las capsulas, reservamos. (En mi caso he usado moldes de flan individual porque me cubrían más las paredes de las capsulas y evitaba que se me abrieran)

Lavamos los arándanos y los secamos con papel de cocina, reservamos.

En la leche añadimos un chorrito de zumo de limón, mezclamos y reservamos hasta el momento de usarla.

Cascamos los huecos y los ponemos en un bol, comenzamos a batir con ayuda de unas varillas eléctricas o de mano, cuando empiecen a espumar vamos añadiendo el azúcar poco a poco hasta conseguir que los huevos espumen bien.

Sin dejar de batir vamos a añadir el aceite en forma de hilo para que no baje el huevo.

En la leche vamos a poner el extracto de vainilla, mezclamos bien para que se integre en la leche. Ahora vamos añadiendo un poco del líquido a la masa anterior para después continuar con un poco de los ingredientes secos, seguimos mezclando con las varillas pero más suave, así seguiremos hasta gastar los líquidos y los secos, siempre terminaremos con los secos.

Cogemos los arándanos y los pasamos por harina, sacudimos el exceso y los ponemos en nuestra masa, mezclamos con ayuda de una lengua para evitar romper los arándanos.

Con ayuda de un sacabolas llenaremos las capsulas con nuestra masa un poco más de las ¾ partes del molde, así hasta gastar toda la masa, me salieron 7 muffins. (Como opcional podéis añadir un poquito de mermelada de arándanos en el centro de la masa y volver a cubrir con masa)

Ahora los metemos en el horno a 180 G y los dejamos hacer entre 25 a 30 min.

Pasado el tiempo de cocción comprobamos pinchando con un comprobador o con un pincho de madera en el centro del muffins, si nos sale limpio los sacamos del horno y después los sacamos de los moldes para dejarlos enfriar sobre una rejilla.

En el caso de que al pichan no saliese limpio el pincho, los dejaríamos unos minutos más.

Listos para comer.


¡Buen provecho!  

También te puede interesar.


lunes, 8 de junio de 2020

Salsa de tomate casera

Muy buenas...hoy os he traído un clásico de toda la vida, quién no usa en casa salsa de tomate para cocinar o para usar como acompañamiento en muchos de los platos que comemos en nuestro día a día.
En mi casa la salsa de tomate no falta nunca, es cierto que muchas veces por falta de tiempo no puedo prepararla casera y uso comprado que también está muy bien, aunque lo prefieren casero antes que comprado, lo cierto es que los botes me duran un visto y no visto. Hay varias formas a la hora de prepararla, esta quien no le pone nada de verdura a parte del tomate, hay quien no le pone pimiento, esta quien lo hace con un poco de ajo y cebolla, y luego estoy yo que con la idea de que coman verdura le pongo todo lo que puedo 😈😜bueno, la cuestión es que les encanta y que se lo comen como posesos. Venga voy a dejaros con la receta, espero que os animéis a probar de esta forma de prepararla. 
Feliz semana ¡¡¡¡


Ingredientes:  

5kg

Tomates maduros

1kg

Pimientos rojos

1kg

Cebollas

60gr

Azúcar blanca

15gr

Pasta de tomate

15gr

Pimentón dulce

8

Dientes de ajo

Aceite de oliva

Pimienta

Sal

Preparación:

Ponemos una olla grande con agua al fuego, mientras se calienta lavaremos los tomates y con ayuda de un cuchillo le haremos una cruz en la base del tomate con cuidado de no profundizar mucho en la carne del tomate.

Cuando el agua ya  caliente añadimos los tomates y los escaldamos durante un par de minutos, después los sacamos y aun calientes los pelaremos, una vez pelados los picamos en cuadraditos y los reservamos en cuencos.

Ahora pelamos la cebolla y la cortaremos en cuadraditos, reservamos.

Los ajos los pelamos en los cortaremos en rodajas no muy gruesas.

Los pimientos los lavaremos y los cortaremos de un tamaño similar a la cebolla.

Ahora empezamos con el cocinado, os aconsejo hacerlo en un par de veces si la sartén no es muy grande, ya que la verdura no va a freír bien al ser tanta cantidad, queremos que la verdura quede bien frita, y cocinándola toda junta vamos cocer.

Cuando este caliente pondremos un fondo de aceite, seguidamente añadiremos los ajos, doramos un poco y añadimos el pimiento, la cebolla y salpimentamos.

Lo sofreiremos todo a fuego vivo hasta que la verdura este casi hecha, removiendo de vez en cuando para evitar que se nos queme.

Ahora añadiremos pasta de tomate y el pimentón, mezclamos rápido para que no se nos queme ninguno de los dos ingredientes durante un minuto, y seguidamente pondremos el tomate que ya tenemos picado, lo dejaremos hacer hasta que pierda todo el agua.

Antes de apartarlo añadiremos el azúcar, rectificamos el punto de sal y dejamos 5 minutos más.

Pasado el tiempo correcto apartamos y lo batimos todo.

A continuación preparamos otra olla o bol grande y pasamos por un colador para que nos quede bien fina y no nos encontremos semillas.

Ya lo tenemos listo.

En mi caso hice tanta cantidad para envasar, os pongo el enlace de como esterilizar los botes y no os olvidéis que a la hora de envasar el tomate tiene que estar a una temperatura mínima de 90º a 100º, una vez tengamos los botes llenos lo cubriremos con una capa fina de aceite de oliva.

Lista para comer.


¡Buen provecho!  

También te puede interesar.