lunes, 27 de julio de 2020

Pastelitos de chocolate y nata.

Llevo ya dos lunes sin publicar, me ha sido imposible, asuntos personales que me han sido imposible dejar de lado, eso sí, todos con solución y sin nada que lamentar.
Para esta semana traigo dulce, estos pastelitos son estupendos para los desayunos y meriendas, quizás son algo engorrosos a la hora de hacerlos porque hay que hacer varias preparaciones, pero son ricos de comer y merece la pena. Lo cierto es que con estas calores el tiempo de cocina lo queremos reducir lo máximo posible, pero aveces si queremos darnos un caprichito hay que pasar un poco de calor.
Venga....marchando receta...
Feliz semana¡¡¡¡

Ingredientes:  16 Unidades

Para los pastelitos

120gr

Harina todo uso

135gr

Mantequilla sin sal

150gr

Azúcar blanca

20gr

Maizena

40ml

Agua

12gr

Levadura en polvo

20gr

Cacao en polvo sin azúcar

2gr

Café soluble

1gr

Sal

3

Huevos talla “L”

Para el relleno

300ml

Nata repostería al 35%

45gr

Azúcar glass

Pasta de vainilla

Para el almíbar

50gr

Azúcar blanca

50ml

Agua

Pasta de vainilla

Para el baño

600gr

Chocolate negro al 70% (opcional usar chocolate con leche)

Preparación:

Precalentamos el horno a 170G.

Ponemos spray antiadherente en molde de cupcake por los huecos y por toda la parte de arriba del molde, reservamos, de no usar el spray le pondremos mantequilla.

Tamizamos la harina, el cacao, la maizena, el café soluble, la levadura y la sal, reservamos.

Cascamos los huevos y los añadimos al bol del robot de cocina, comenzamos a batir, seguidamente añadimos un poco de azúcar, seguimos batiendo. Añadimos el resto del azúcar y batimos hasta que los huevos espumen.

Ahora iremos añadiendo el aceite en hilo para que no se bajen los huevos.

Continuamos añadiendo un poco de los ingredientes secos, mezclaremos con ayuda de las varillas, sin llegar a mezclar mucho, lo justo para integrarlos, ponemos el resto de los secos y seguidamente añadiremos el agua templada, volvemos a mezclar.

Cogemos el molde y vamos poniendo nuestra masa, los rellenaremos algo menos de las 3/4 partes. Ahora taparemos el molde con una lámina de papel vegetal, como hemos puesto el espray debe de quedar pegado, metemos el molde en el horno a 170ºG durante 20min, pasado ese tiempo comprobaremos pinchando en el centro, si sale crudo lo dejamos unos minutos  más, si están listos los sacamos del horno, le quitamos el papel, le damos unos golpes sobre nuestra mesa y se despegaran solos, los podremos sacar calientes sin problema para ponerlos sobre una rejilla y dejarlos enfriar.

El almíbar lo haremos mezclando todos los ingredientes en un cazo, los ponemos en el fuego, los llevaremos a ebullición y los apartaremos.

Ahora en un bol pondremos la nata, el azúcar, la pasta de vainilla, con ayuda de unas varillas eléctricas la montaremos hasta que la nata este firme, no tiene que quedar muy dura, la metemos en una manga con boquilla fina, reservamos en nevera.

Cogemos un pastelito y con la boquilla de la manga vamos pinchando por debajo, presionamos la manga y vamos dejando relleno, así vamos pinchando hasta  tres veces en el mismo pastelito, en diferentes sitios, lo mismo haremos con el resto.

Con ayuda de una brocha iremos mojando los pastelitos con nuestro almíbar, le daremos por todas las partes, arriba, lados y por debajo, los volvemos a dejar sobre la rejilla.

Fundimos el chocolate al baño María o en el microondas con intervalos de tiempo de 30s para que no se nos queme, que no supere los 55º.

Empezamos con el baño. Cogemos un pastelito y metemos justo la base del dulce en el chocolate, lo escurrimos para que no quede una capa muy gruesa y lo ponemos sobre una lámina de papel vegetal que tendremos puesta sobre una bandeja, así haremos con todos. Una vez mojados los metemos en la nevera unos minutos para que nos endurezca el chocolate.

Volvemos a sacarlos, los ponemos sobre la rejilla y esta sobre una bandeja. Comprobamos que el chocolate no se haya enfriado mucho, si es así, le damos unos minutos en el micro, siempre con intervalos de tiempo para evitar que se queme, queremos que la capa sea fina, por eso necesitamos el chocolate bien fundido.

Con el mismo bol vamos añadiendo el chocolate y cubriendo uno a uno todos los pastelitos con cuidado de no dejar partes sin cubrir, los dejamos escurrir y volvemos a meter en nevera para que endurezca.

Fundimos un poco de chocolate blanco para adornar. Los hilos de chocolate blanco son opcionales.

Estos dulces en invierno no necesitaríamos usar tanta nevera, pero en esta época del año es imposible si no los metemos enfrío, incluso para conservarlos. Meterlos en una cajita y a la nevera, de lo contrario el chocolate se nos pondrá blando y no crujirá al morder.

Listos para comer.


¡Buen provecho!

También te puede interesar.

1 comentario:

  1. Madre mia me dejas con la boca echa un mar, se ven deliciosos¡¡¡, besos

    ResponderEliminar

Me encanta leer cada uno de vuestros comentarios, me alegran el día, gracias por perder un poquito de tu tiempo conmigo.
Muchas gracias.