martes, 15 de abril de 2014

Roscos.

Hoy seguimos con los dulces típicos, un dulce clásico de estas fechas son los roscos, me encantan. Esta es la receta de mi abuela, mi madre y ahora yo, a ver si mi hija el día de mañana también la sigue, aquí le dejo la receta a ella y a todo@s. Espero que os guste, nos vemos mañana con el último dulce. 
Ingredientes:
6            Huevos
140ml    Aceite de oliva
140ml    Leche entera
310gr    Azúcar blanca
32gr       Levadura royal
3            Sobres de gaseosas El Tigre
3gr         Canela en polvo
1170gr  Harina de trigo
Ralladura de un limón
Para rebozar:
100ml    Anís dulce
140ml    Agua
Azúcar Blanca
Canela en polvo
Resto de ingredientes:
Aceite de girasol
Preparación:
Cogemos un bol y cascamos todos los huevos, con ayuda de unas varillas los mezclamos bien,  añadimos el azúcar y la leche, seguiremos mezclando hasta que se disuelva el azúcar.
Una vez tengamos el azúcar y la leche bien mezclados añadiremos el aceite, la ralladura de limón, la canela y el jugo de medio limón, volvemos a mezclarlo todo bien.
Cuando tengamos todo bien mezclado añadiremos la levadura y los sobres de gaseosa, volvemos a mezclar para que se disuelva bien.
Ya solo nos falta añadir la harína que la iremos añadiendo poco a poco sin parar de remover con las varillas, cuando la masa ya sea imposible de manejar con las varillas pasaremos a mezclarla con las manos hasta terminar toda la harina, nos tiene que quedar una masa que podamos manejar con las manos para hacer los roscos. Yo os aconsejo ir añadiendo la harina poco a poco ya que la medida de esta puede variar según el líquido que tengamos en el cuenco, el tamaño de los huevos o por diferencias en las medidas del peso.
Ya tenemos la masa lista ahora nos toca hacer los roscos, mientras hacemos los roscos pondremos una sartén al fuego, a fuego medio y pondremos aceite de girasol en abundancia para poder freír bien.
Mientras se calienta empezaremos a preparar los roscos, cogemos masa y hacemos una bola del tamaño de una pelota de pingpong o poco más, según grande cojáis la bola así os saldrá el rosco, para poder trabajar bien la masa nos pondremos un poco de harina en las manos en cada bola que preparemos.
Cuando tengamos la bola de masa del tamaño deseado y bien redondeada con ayuda de un dedo le haremos un agujero en el centro y lo abriremos un poco, lo dejaremos sobre un mantel mientras preparamos unos cuantos para empezar a freír.
A la hora de freírlos solo nos falta hacerle el centro al rosco, para ello cogemos un cuchillo y con la parte que no corta le daremos forma por todo el centro de la parte exterior apretando con él cuchillo, una vez lo tengamos marcado lo ponemos a freír y cogemos otro rosco para hacer el mismo procedimiento.
Cuando tengamos la sartén completa con los roscos le iremos dando la vuelta a todos los rosco en el mismo orden que los pusimos, una vez estén dorados los sacaremos y los pondremos sobre un papel de cocina absorbente para que pierda el exceso de aceite, os aconsejo que uno de los primeros roscos que hagáis lo partáis para quedaros segur@s de que con el color que le dais están bien hechos por el centro.
Repetiremos estos pasos hasta acabar con todos los roscos que tenemos preparados.
Una vez tengamos todos los roscos listos dejaremos que se enfríen un poco para poder rebozarlos.
Para rebozarlos tentemos que preparar dos cosas, la primera será el líquido para poder empaparlos un poco, para ello pondremos en un bol un buen chorreón de anís, el agua y una cucharadita de café de canela, mezclamos bien y reservamos, la segunda cosa que tenemos que preparar será el rebozado, para ello pondremos en un plato azúcar junto con canela,  este lo iremos preparando en pequeñas cantidades ya que al poner el rosco húmedo hará que el azúcar se humedezca y cueste pegarle el azúcar. Este rebozado es opcional, yo siempre lo he preparado así porque fue el que aprendí de mi madre, si no lo usáis cuando estén todavía calientes solo rebozarlos con el azúcar y la canela.
Ya tenemos todo listo ahora cogemos un rosco lo introducimos en el bol con el líquido y después lo de pondremos sobre el azúcar le damos vueltas por todas partes y con ayuda de las manos le ponemos un poco por el centro y lo colocamos en una bandeja.
Listos  para comer.

                                                       ¡Buen provecho!  
También te puede interesar.

13 comentarios:

  1. que buenossss!!! me encantan todos estos dulces tradicionales, gracias por compartir tu receta familiar para todos.
    Tienen que estar para no parar de comer.
    besotes desde recetasdulcesweert.

    ResponderEliminar
  2. uhmmm que ricos Azucena !!!
    me encantan los roscos fritos y sobre todo si la receta es tradicional y nos viene
    de nuestra familia
    yo también elaboro los de mi madre y abuela...son pareceidos a estos tuyos...
    aunque algo diferente
    y lo me ha llamado la atención es como le das forma a los roscos...
    te han quedado deliciosos
    un besazo y feliz Semana Santa

    ResponderEliminar
  3. Vaya Azucena, esta vez no tengo palabras, se ven insuperarbles tus roscos. Voy a intentar hacerlos, pero tengo la pega que tengo que utilizar la harina sin gluten, aún así creo que lo intentaré. Gracias. Un besazo

    ResponderEliminar
  4. Una receta estupenda para un dulce que me encanta. También los he hecho aunque aún no tengo la receta lista para publicar. Nunca he rebozado el rosquillo de esta forma y desde luego tengo probar porque te han salido de lujo y el sabor tiene que ser estupendo!! Un beso

    ResponderEliminar
  5. Que buenos!!! A mi también me encantan hacer roscos en estas fechas y en navidades, no los he probado así, mojándolos en anís, tienen que estar requetebuenos..!!
    Besos
    Cocinando con Montse

    ResponderEliminar
  6. Ummmmm quien pillara ahora dos o tres, estan irresistibles¡¡¡ besos

    ResponderEliminar
  7. Estos roscos están divinos en Semana Santa, Navidad, Carnaval,...y cuando los pongas porque siempre apetece comerlos y aunque sean un poco entretenidos merece la pena el esfuerzo por la recompensa que se obtiene. Buen provecho.
    Bss

    ResponderEliminar
  8. Hola Azucena. Pues ya puedes ir influyendo en tu hija para que se aficione a hacerlos porque desde luego el aspecto que tienen es maravilloso.
    Unos roscos que en cualquier época del año están de rechupete. ahora me comería unos cuantos porque solo verlos ya invitan e incitan a cogerlos. Deliciosos.
    Que pases unas felices fiestas de Pascua.
    Saludos

    ResponderEliminar
  9. Me recuerdan a los que hace mi madre y que estan riquisimos!! En mi casa gusta mucho estos roscos. Te han quedado estupendos!! Bs.
    JUlia.

    ResponderEliminar
  10. Qué riquísimos niña !!!
    El paso a paso es genial, como siempre. Lo de marcar el rosco por la mitad con el cuchillo no lo había visto nunca, qué costumbres ¿verdad? como todas las recetas tradicionales, hay miles y todas ricas.
    Me encantan los roscos y en casa ni te cuento.
    Besotes, mi niña y feliz semana.

    ResponderEliminar
  11. Halaaaa, vaya paso a paso y vaya trabajazo, yo tampoco había visto lo del cuchillo y la verdad es que quedan más chulos. El día que te pongas tú con los ñoquis los haces con los ojos cerrados y sin tabla...vaya maña tienes!!!
    Un besazo

    ResponderEliminar
  12. Mais uma sugestão deliciosa e de perder a cabeça... gostei muito.
    Bjs

    ResponderEliminar
  13. Qué buena pinta, con lo que me gustan a mi las rosquillas, tengo que probar a hacer las tuyas.

    Besos/Bea

    ResponderEliminar

Me encanta leer cada uno de vuestros comentarios, me alegran el día, gracias por perder un poquito de tu tiempo conmigo.
Muchas gracias.