viernes, 24 de marzo de 2017

Tarta de manzana y pasas.

La manzana es una de las frutas que más se suele usar en postres, para mi gusto, queda muy rica tanto en tartas como preparada sola, no me olvido que en salado también queda genial. Si te pones a buscar receta con esta fruta te vuelves loca, hay una infinidad de recetas y todas diferentes. 
Esta tarta tenía muchas ganas de prepararla, más que por mi, por mi marido, no la había probado nunca, pero cada vez que la veía por televisión me decía.... (me encantaría probarla) pues ala a hartarse, jeje. La había visto en muchos programas de televisión, revistas y blog, bueno, pues por fin me decidí con esta, la encontré en uno de los tantos libros de cocina que hay en mi casa...lo de los libros y las revistas es un vicio, no puedo pasar por donde los venden, jeje....a lo que iba, la encontré en uno de los libros y me gusto cuando la vi, pero es que cuando la probé, me gustó mucho más.
En esta tarta lo que yo veo más complicado (en lo que se refiere a mis manazas, osea, mis manos, jeje) es colocar la masa y darle forma a los filos, soy un desastre para adornarlos, se me da de pena, por lo demás, ya la veréis, no es nada complicada. Dicho esto vamos al lío que ya toca....marchando la receta de la tarta.
Buen fin de semana¡¡¡

Ingredientes:  
1kg
Manzanas variedad Golden
100gr
Mantequilla sin sal
60gr
Pasas sultanas
90gr
Azúcar blanca
60gr
Azúcar moreno
50ml
Ron
2gr
Canela molida
1
Huevos
2
Láminas de masa quebrada
Preparación:
Para esta receta necesitaremos el horno, lo pondremos a precalentar a una temperatura de 200º sin ventilador.
Cogemos un cuenco pequeño y ponemos las pasas en remojo con el ron.
Nos preparamos un bol grande, lo llenamos de agua y le ponemos unas gotas de limón.
Ahora pelamos las manzanas y las vamos introduciendo en el bol donde tenemos el agua con unas gotas de limón para que no se oxiden.
Cuando tengamos todas peladas las iremos sacando una a una y las picaremos en trozos de todos de 2x2 centímetros.
Ponemos una sartén al fuego a fuego medio, añadimos la mantequilla, cuando se haya derretido prácticamente toda iremos añadiendo los trozos de manzana.
Estas las sofreiremos a fuego medio durante 15 o 20 minutos removiéndolas de vez en cuando.
Pasado ese tiempo añadiremos los dos tipos de azúcar, la canela y las pasas junto con el ron, seguiremos haciéndolo durante 15 minutos más.
Transcurrido ese tiempo retiramos del fuego, tapamos la sartén y dejamos entibiar.
Cogemos un molde desmoldadle de 20 centímetros de diámetro, le ponemos una lámina de papel vegetal, doblaremos bien la hoja por la base y por los lados para que no se nos queden muchas arrugas.
Una vez listo ponemos una base de masa cubriendo la base y los lados hasta arriba del molde, quitamos la masa que nos sobre.
Seguidamente  pondremos el relleno, por ultimo cubrimos con la otra lámina  de masa.


En un cuenco pequeño batimos el huevo y con ayuda de un pincel untaremos alrededor de la masa que tapa y por el resto que queda por los lados, después doblaremos la masa que sobra por los lados y la pegamos sobre la que cubre dándole forma.
Con la masa que nos sobra podéis adornarla como queráis, en mi caso le puse una estrella en el centro.
Una vez lista pintaremos toda la masa con huevo por encima y practicaremos en corte en el centro de la tarta,  metemos en el horno que ya lo tendremos caliente y lo dejamos durante 20 minutos a 200º.
Transcurridos los 20 minutos bajaremos la temperatura a 180º y lo dejaremos otros 25 minutos más.
Pasado ese tiempo sacamos del horno y dejamos enfriar en el mismo molde.
Cuando ya esté fría la desmoldaremos y le quitamos el papel vegetal, la ponemos sobre la bandeja que tengamos pensado presentarla y le espolvoreamos un poco de azúcar glass por encima.
Lista para comer.

                                                    ¡Buen provecho!  
También te puede interesar.

lunes, 20 de marzo de 2017

Croquetas de espinacas. (Sin Gluten)

Para esta semana de plato salado han tocado estas croquetas de espinacas, en la receta de hoy también me he querido volcar con una de las alergias que más se ven ahora. Tengo una amiga que lleva ya varios años con esta alergia, ella lo lleva genial, esta hecha toda una artista de este tipo de platos para intolerantes al gluten. Yo la verdad es que no tengo recetas de este tipo, me parece recordar ahora mismo mientras escribo esta entrada que tengo un postre sin azúcar, un bizcocho sin huevo y esta receta. Siempre hay gente de la que te conoce diariamente que te dice...prepara lago sin azúcar, o sin gluten... yo no soy muy entendida en estos platos porque gracias a Dios no me ha hecho falta, pero investigaré un poco más y haré más recetas.
Bueno, ahora mismo os voy a dejar con esta receta que a mi me gusto mucho como quedaron las croquetas, es otra textura diferente, pero ricas, a mi marido le gustaron más que las clásicas.
Feliz semana¡¡
Ingredientes:
360gr
Espinacas frescas
200ml
Agua espinacas “cocción”
70gr
Harina de arroz
60gr
Cebolla
50ml
Leche
20gr
Mantequilla sin sal
1
Diente de ajo
Una pizca de nuez moscada

Aceite de oliva

Pimienta

Sal

Para el rebozado

2
Huevos
Pan rallado sin gluten

Preparación:
Lo primero que haremos será cocer las espinacas, ponemos una olla al fuego a fuego medio la llenos de agua, cuando rompa a hervir añadiremos las espinacas y las dejaremos cocer durante unos 8 minutos.
Pasado ese tiempo apartamos y las escurrimos quitándole toda el agua, las dejaremos en el escurridor un tiempo para que suelten toda el agua, de esta agua nos guardaremos los 200ml.
Una vez que suelten todo el agua las pondremos sobre la tabla y las picaremos muy bien, una vez picadas reservaremos.
Pelamos y lavamos la cebolla, la picamos en trocitos pequeños, con el ajo haremos lo mismo, reservamos por separado.
Ahora ponemos una sartén al fuego a fuego medio, cuando este caliente añadiremos un fondo de aceite y la mantequilla, seguidamente añadiremos la cebolla y la dejamos sofreír durante 2 minutos para poder añadir el ajo, volvemos a dejar otros 3 minutos más.
Transcurridos los 3 minutos añadiremos las espinacas, removemos todo, salpimentamos y lo dejaremos sofreír durante 3 minutos.
Pasados los 3 minutos taca añadir la harina, mezclamos todo bien y sofreiremos la harina durante 2 o 3 minutos para quitarle el sabor a harina y la esta se integre bien.
Después continuaremos añadiendo el agua que tenemos reservada y la leche, comprobamos el punto de sal y seguiremos con la sartén al fuego removiendo hasta que todos los ingredientes  estén bien integrados y la mezcla se separe de la sartén.
Sacamos la masa y la dejaremos en una bandeja hasta que esté bien fría.
Ponemos una sartén profunda en el fuego a fuego medio con abundante aceite como para cubrir la croqueta o una freidora a calentar.
Cascamos los dos huevos en un plato, le ponemos un poco de sal y los batiremos bien, en otro plato nos pondremos el pan rallado.
Cogeremos una cuchara o con nuestras propias manos formaremos las croquetas, después las pasaremos por el huevo y después por el pan rallado, volvemos a pasar por el huevo y otra vez por el pan rallado, estos pasos los repetiremos hasta gastar toda la masa.
Una vez caliente el aceite de la sartén o la freidora vamos añadiendo las croquetas y las dejaremos hasta que doren, las sacamos y las pondremos sobre un papel adsorbente para quitarle el exceso de aceite.
Listas para comer.

                                                      ¡Buen provecho!  
También te puede interesar.

jueves, 16 de marzo de 2017

Pastel de arándanos y chocolate.


Los que ya me conocéis seguro que tenéis bastante claro que el dulce me gusta, y bastante, empezando por una simple magdalena y terminando por una buena tarta. Para este tipo de producto no es que tenga una preferencia en especial, la verdad es que me gustan casi todos, por no decir todos. Si que es cierto que a los pasteles de frutas cada vez me estoy aficionando más, me gusta el toque de frescor que le da a la hora de comerlos, además, los hace mucho más ligeros y jugosos.
Para la receta de hoy he usados los arándanos, me encantan, un paquete de arándanos me dura menos que un chupa chups en la puerta de un colegio, me los acabo como si fueran pipas, como me siente con el paquete delante de la televisión me dura un asalto.
Bueno, al meollo del asunto....este pastel es delicioso, que queréis que os diga, chocolate y arándanos, es una combinación estupenda, además, es muy fácil de hacer, sin muchas preparación, os animo a que lo probéis, seguro que repetís.
Recetaaaaa....
Feliz fin de semana para tod@s¡¡¡

Ingredientes:
300gr
Arándanos
200gr
Chocolate negro al 70%
120gr
Mantequilla sin sal
200gr
Azúcar glass
150gr
Almendra molida
50gr
Harina de trigo
10gr
Azúcar blanca
5
Huevos
2gr
Sal
Azúcar glass para espolvorear

Preparación:
En esta receta necesitaremos el horno, lo pondremos a precalentar a una temperatura de 190º.
La mantequilla y los huevos los tendremos a temperatura ambiente.
Lo primero que haremos será preparar nuestro molde, para esta receta utilizaremos uno de 26 centímetros de diámetro y que sea desmoldable, le pondremos en la base una lámina de papel vegetal y por los lados de daremos spray antiadherente, si no tenemos spray le pondremos mantequilla y harina, una vez lo tengamos listo reservamos y empezamos a preparar la receta.
Lavaremos los arándanos y los secaremos con cuidado para que no se nos rompan, reservamos.
Cogemos dos bol y separaremos las claras de las yemas, las yemas las reservaremos, en el bol de las claras añadiremos la sal y las levantaremos a punto de nieve, una vez las tengamos levantadas reservamos en la nevera.
El chocolate lo derretiremos al baño María, una vez lo tengamos listo retiramos del fuego y reservamos.
Ahora cogemos el bol de las yemas y añadiremos la mantequilla y el azúcar glass, con ayuda de unas varillas eléctricas mezclaremos todo bien.
Cuando lo tengamos todo bien mezclado añadiremos la almendra, la harina tamizada y el chocolate que acabamos de derretir, pero que ya este frío, volveremos a mezclar todo hasta que todos los ingredientes estén bien integrados.
En este paso sacaremos las claras de la nevera, añadiremos la mitad de estas al cuenco  y con ayuda de una lengua iremos mezclando con movimientos envolventes para que no se nos baje mucho, cuando terminemos añadiremos el resto y volvemos a hacer los mismo.
Cogemos nuestro molde añadiremos la masa que acabamos de preparar, encima pondremos un tercio de los arándanos que tenemos reservamos, metemos en el horno y lo dejamos 45 minutos.
Transcurridos los primeros 35 minutos abrimos el horno y ponemos por encima los arándanos restantes y el azúcar blanco lo esparciremos por encima, cerramos el horno y lo dejamos terminar de hacer los 10 minutos restantes.
Pasado ese tiempo lo sacamos del horno y lo dejamos enfriar en el mismo molde.
Una vez este frío lo desmoldaremos y a la hora de presentarlo le espolvoreamos un poco de azúcar glass por encima y de acompañamiento le podéis poner un poco de nata semimontada.
Listo para comer.

                                                  ¡Buen provecho!  
También te puede interesar.